Domingo, 10 de febrero de 2008

Gatos: Un enigma nos acompa?a en casa (I)

No. 16 - Jul/Sep 2005
Publicado: 12/08/2005
Por: Ra?l N??ez
De: http://www.revistainvestigacion.com

Los gatos para las personas en general es un animal dom?stico sin m?s, pero, para las personas que gustan de entrar en detalles y escudri?ar detr?s de lo oculto, estos animalitos que nos parecen tan sencillos tienen toda una historia, y su camino hasta los d?as de hoy no ha sido f?cil. Me remito a los hechos.

Los gatos han suscitado pasiones tan contradictorias como el afecto sin l?mite a un odio irracional, fueron considerados encarnaciones divinas en el Antiguo Egipto; el Occidente Cristiano Medieval los consider? manifestaciones del diablo, o h?roes bienhechores en incontables leyendas de todas las ?pocas y lugares.

Nadie duda que estos felinos poseen un aura de misterio a la que nadie ha podido permanecer indiferente y por esta raz?n vamos a analizar sus or?genes, y la relaci?n tan especial que mantiene con nosotros, los humanos.

ORIGENES

Seg?n ?ltimos estudios de naturistas, zo?logos, e historiadores, los gatos tendr?an su origen en ?frica, y m?s precisamente en el periodo de la protohistoria. Desde el III Milenio A.C. aparecen frescos y pinturas funerarias donde se le representan en estatuas de bronce que datan de la ?poca de las primeras dinast?as fara?nicas. Seguramente fueron los egipcios los primeros en domesticarlos.

El cruce entre dos subespecies felinas estrechamente emparentadas entre s?, pero diferentes por su talla y aspecto habr?an dado paso al primer felino como nosotros lo reconocemos. Este cruce habr?a sido entre un gato de Libia (Felis Libyca) y el Chaus (Felis Ocreata) muy parecido este ?ltimo al lince. El gato de Libia (africano) domesticado servia para guardar provisiones ante los roedores, y el Chaus, que era m?s salvaje, ayudaba en la caza para acorralar las presas que pululaban por las marismas del Nilo.

Este felino dom?stico al tener una gran capacidad de mutaci?n gen?tica se ha desarrollado enormemente en varias vertientes y es as?, como en Asia Occidental se aparearon con los gatos salvajes de las estepas, por lo que el gato egipcio es tambi?n un antepasado de las variedades de pelo largo. (angoras y persas). Mientras los que conocemos como siameses resultar?an del emparejamiento de los gatos de bengala (prionailurus) y los ocelotes de la China.

Los gatos se extendieron en el I milenio A.C. al Asia y China. En Occidente su introducci?n fue m?s tard?a, quiz?s las legiones romanas ayudaron mucho en su expansi?n. Las diferentes razas existentes en la actualidad provienen de complejos cruces con los gatos salvajes locales y donde su genealog?a se pierde en experimentaciones locales imposibles ya de controlar, por lo menos, para una historia certera.

LOS GATOS Y ALGUNAS CULTURAS ANTIGUAS

Los egipcios fueron el pueblo que mejor capto esa mirada enigm?tica de los gatos. Llamaban a estos felinos MAU, lo cual significaba, OJO. Tambi?n resultaban una inspiraci?n para el Supremo Principio Divino, lo que es igual al OJO SOLAR. En el antiguo Egipto se profes? verdadera veneraci?n a estos felinos, sobre todo en Per-Bast (m?s conocida como Bubastis), ciudad situada junto a uno de los brazos del Nilo, cuyas ruinas se encuentran cerca de la actual Zagazig. En esta ciudad se adoraba a la diosa-gata Bast, y de all? esta tradici?n se extendi? por toda la tierra enigm?tica de los faraones, donde los gatos fueron considerados siempre sagrados,sino divinos. La unidad administrativa local egipcia era el NOMO (provincia), con centro en una ciudad, dirigido por un monarca, y con dios independiente. Estos dioses eran siempre asociados con los animales, por lo que se convert?an en figuras sagradas. Por ejemplo, Thot, dios de la ciencia, de la escritura y de la m?sica, era asociado con el ibis, un ave que era sagrada para los egipcios. Horus, el dios del sol, era asociado con el halc?n, y Hathor, la diosa del amor, se asociaba con la vaca. Pero quiz?s el animal m?s venerado en muchos lugares de Egipto fue el gato, cuyo culto naci? precisamente en Bubastis.

Bubastis fue fundado por el fara?n Keops, aproximadamente en el a?o 2700 a. J.C. En el coraz?n de la ciudad se hallaba ubicado el templo a la diosa-gata. Seg?n Herodoto, "era un templo cuadrado, imponente". Su interior estaba rodeado de paredes totalmente esculpidas con figuras de infinidad de animales. Y en el centro del templo, una gran estatua de la diosa, posiblemente llevando alg?n s?mbolo de poder y, como sacerdotes, ?m?s figuras de gatos!

En los hogares egipcios los gatos eran tratados como un familiar m?s, llorada su muerte en forma de un ritual ya establecido con momificaci?n incluida, y enterrado en una tierra sagrada dedicada a la diosa-gata Bast. Son innumerables las muestras de gatos momificados existentes actualmente en el Museo Brit?nico y en el Museo Metropolitano de Nueva York.

Cuando Bubastis fue desenterrada por los arque?logos contempor?neos (generalmente ingleses y franceses), se encontraron infinidad de monumentos erigidos en honor a la diosa felina Bast. Asimismo, momias de gatos y cementerios donde se les colocaba en criptas especiales para evitar la descomposici?n de los cuerpos. Pero no solo han sido los egipcios los que han considerado a los gatos como entidades sobrenaturales, existen una serie de culturas donde los gatos adquieren una importancia relevante.

Por ejemplo, los celtas cre?an que las hadas observaban el mundo terrestre a trav?s de los ojos de los gatos, en el Talmud, se aconseja que la placenta de gata negra pose?a el poder de hacer ver los demonios a las personas que se frotaban los ojos con ella. El Islam se muestra muy favorable hacia este animal, por el que el profeta sent?a gran afecto. Existe una leyenda recogida en Turqu?a donde se cuenta que Mahoma mostr? una gran compasi?n por los gatos, incluso su preferencia fue tal que les dio entrada al Para?so, y de aqu? viene la explicaci?n de que porque los gatos caen siempre sobre sus patas, ya que Mahoma acariciaba constantemente la espalda de su felino preferido. Leyenda o no, la verdad es que los gatos ten?an una relevancia enorme en aquella ?poca, no tanto as? las mujeres, las cuales Mahoma excluy? de su Para?so, sin ning?n tipo de explicaci?n.

LOS GATOS Y SU SIGNIFICADO (SIGLOS X Y XIII)

En el Occidente Medieval se crea una idea que perdurara mucho tiempo respecto a los gatos. El origen de una "demonizaci?n de estos felinos" proviene de los a?os 961, y su instauraci?n primera quiz?s provenga de las tierras de Flandes donde Balduino III y las clases dirigentes comienzan a identificar a los gatos con entes malignos. El Sacro Imperio que hab?a restaurado el imperio de Carlos Magno y que se prolongaba como un brazo de la Iglesia ya implant? la idea que los gatos eran compa?eros malditos de brujas, concepto que permaneci? hasta el Siglo de las Luces. Curiosamente en los medios rurales se continuaba considerando a los gatos seres especiales, pero a?n la idea de las clases dirigentes en cuanto a su conexi?n con el mal?fico no recalaba totalmente.

En el a?o 1022 es cuando se plante? la cuesti?n de los can?nigos her?ticos de Orle?ns, en la cual los gatos eran manifestaciones del esp?ritu del mal, identific?ndolos con otros animales "condenados" como, el sapo, o el macho cabr?o.

El prelado ingl?s Walter Map, m?xima autoridad eclesi?stica durante el reinado de Enrique II Plantagenet, present? al gato como la propia encarnaci?n de Lucifer. (se atribu?a a los valdenses, y otros grupos considerados adoradores del demonio, una utilizaci?n de los pobrecitos gatos en sus ritos secretos). El Papa Gregorio IX en el a?o 1233 por intermedio de una Bula denominada "Vox in Rama" aprueba y confirma todas estas ideas referente a estos felinos, y l?gicamente se crea una intoxicaci?n constante respecto a esta conexi?n "gato-demonio". La manipulaci?n de la Iglesia tiene mucho que ver en estas leyendas las cuales se extienden r?pidamente por toda Europa.

En el siglo XVII en Inglaterra a?n se cre?a que colocando el cad?ver de un gato muerto en las paredes o en el armaz?n de un edificio, era una eficaz protecci?n contra la mala suerte. A?n hoy en d?a se han encontrado esqueletos de gatos en edificios como la Torre de Londres, la Catedral de Dubl?n, o el Castillo de Yorkshire, incluso hace unos pocos a?os, en los muros de la Ciudadela de Gribaltar se encontraron restos de un gato, ante la sorpresa de los trabajadores.

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: Lili
Fecha: Jueves, 31 de marzo de 2011
Hora: 23:07

Excelente página, datos precisos, en un vocabulario ameno y fácil de comprender. Felicitaciones!!!

Autor: Lili
Fecha: Jueves, 31 de marzo de 2011
Hora: 23:08

Excelente página, datos precisos, en un vocabulario ameno y fácil de comprender. Felicitaciones!!!