Lunes, 13 de octubre de 2008

Mejora Tu Relaci?n de Pareja (Parte I)

1. Introducción

Cuando dos personas deciden empezar una relación, pasan por un periodo de enamoramiento en donde prevalecen expectativas fantásticas e idealizadas de la futura convivencia. Los enamorados viven como en burbuja de ensoñación, todo es hermoso, perfecto y maravilloso.

Una vez que pasa el tiempo y deciden iniciar una vida en común, el enamoramiento decrece y la burbuja en la cual estaban absorbidos se rompe. Desaparece la fantasía de la media naranja una vez que descubren que convivir no es tarea fácil.

Vivir bajo un mismo techo no se logra por arte de magia, ni de la noche a la mañana. La forma de ser de ambos miembros de la pareja en algunas ocasiones choca y crea cortocircuito, ya que cada uno lleva a la relación una pequeña maleta imaginaria cargada de experiencias, ideas, creencias, mitos y prejuicios acerca de lo que son las relaciones, los roles, los afectos, la comunicación, la familia, la felicidad, etc. que al ser diferentes formas de ver la vida causan discrepancias, generando pequeños o grandes conflictos que pueden durar unos días, meses, algunos años o incluso durante toda la vida.

Si están empezando a convivir reflexionen sobre la importancia de construir pilares sólidos que equilibren la relación. A continuación seis pilares fundamentales a tomar en cuenta:

Primer Pilar: motivación
Actitud positiva frente a la relación.

Segundo Pilar: afecto y sexualidad
Dar y recibir cariño. Cultivar la vida sexual

Tercer Pilar: comunicación
Diálogo constructivo y búsqueda de soluciones.

Cuarto Pilar: respeto y confianza
Cuidar los espacios y los límites de la pareja.

Quinto Pilar: flexibilidad
Ser comprensivos y ponerse en el lugar de la otra persona.

Sexto pilar: cooperación
Compartir las tareas del hogar, complicidad en los buenos y malos momentos.


2. El antes y el después

Antes de...

Los primeros indicios de futuros conflictos se dan antes de vivir juntos. Suceden durante el noviazgo, aparecen ciertas actitudes que nos preocupan en menor grado porque estamos viviendo un sueño idílico de pasión e idealización del compañero/a sentimental. Es como si lleváramos una máscara de carnaval preciosa en la cual ambos quedan deslumbrados, sin darse cuenta de la persona que va detrás de ella.

La frecuencia con que se relacionen, permitirá conocer algunas actitudes, hábitos y defectos que les hará pensar si la persona que tienen a su lado es con quien quieren compartir o no la vida. Ante este dilema existen algunos aspectos que sugiero tomen en cuenta antes de dar el paso definitivo:

- Creencias . Ser conscientes que cada uno trae una idea de la convivencia que  puede ser la misma o diferente. Valorar si las diferencias las pueden tolerar o  no.

- Individualidad. Respetar el espacio personal, la autoestima y las cualidades que  cada uno tiene como ser humano.

- Compatibilidad de caracteres . Valorar si el carácter de cada uno facilita o  dificultad la comunicación y la expresión de afectos.

- Expresión de afectos. Tomar en cuenta la reciprocidad de los afectos  positivos a través de las palabras y el lenguaje del cuerpo.

- Comunicación. Evaluar la fluidez de la comunicación, la capacidad para  escucharse mutuamente, ponerse en lugar del otro y solucionar conflictos  mediante el diálogo asertivo y no agresivo.

- Pasatiempos. Tener en cuenta la posibilidad de compartir tiempo para el ocio  con actividades en la cual ambos sientan bienestar y placer.


¿Qué pasa después?

Han decidido dar el paso y están viviendo juntos. Despiertan de un dulce sueño debido a que ese problemita que veían tan lejano y que creían iba a mejorar al estar juntos no mejora y termina convirtiéndose en un conflicto más serio. Pensar que lo vas hacer cambiar o que con el tiempo modificará sus hábitos es autoengañarnos y vivir en una fantasía que no es real. Por ejemplo: Antes de vivir juntos era celoso, pero a ti no te importaba y te decías "ya lo cambiaré", ahora que conviven, los celos han ido creciendo, no has conseguido que cambie y te sientes fatal.

Los conflictos pueden tener diversos grados de complejidad. Unos se pueden resolver con mayor facilidad cuando la pareja está dispuesta a solucionarlos a través de diálogo constructivo y la negociación. Otros conflictos son mucho más complejos, ya que están enraizados en el tiempo y necesitan de más atención, comprensión, de modificación de actitud de parte de ambos e incluso de ayuda psicológica.

Tres caminos

1. Seguir en más de lo mismo. Continuar con los mismos patrones relacionales que les hacen sufrir y bajar la autoestima. Algunas parejas terminan acostumbrándose a las descalificaciones, pobreza de afectos y a la lucha de poder durante toda la vida.

2. Intentar solucionar los conflictos. A través del diálogo, la reconciliación, la negociación y la cicatrización de las heridas emocionales. Los conflictos tienen solución siempre que ambos estén dispuestos a buscar salidas positivas a los problemas.

3. La separación. Ser consciente que la relación y la convivencia no pueden continuar debido a diferencias irreconciliables. En estos casos es frecuente solicitar la ayuda de un profesional especialista en psicología, terapia de pareja y un abogado.

 

Artículo Extraído de: http://www.mailxmail.com/curso/vida/vivirenpareja


Tags: pareja, problemas, conflictos

Comentarios

Añadir un comentario

Autor: oscar
Fecha: S?bado, 08 de noviembre de 2008
Hora: 16:58

Estimado/a es muy buena la informacion y deseo que sigan adelante co este projecto
Un abrazo y gracias por los consejos
Autor: Anonimo
Fecha: Mi?rcoles, 26 de noviembre de 2008
Hora: 19:39

que buen tema gracias sogan adelante