Jueves, 09 de abril de 2009

Mejora Tu Relaci?n de Pareja (Parte III)

5. Los cambios personales

Gran parte de los conflictos de pareja surgen porque nosotros como personas individuales tenemos situaciones inconclusas que resolver surgidas durante nuestro caminar por la vida, por ejemplo: pobreza de afectos, una educación rígida, situaciones traumáticas, rupturas, pérdidas de seres queridos, etc. las cuales afectan a la autoestima, la auto confianza, las emociones, el estilo de pensamientos y de relación que establecemos con los demás. Estas situaciones no resueltas las llevamos con nosotros a la convivencia, proyectándola en la relación y en el compañero sentimental. Por consiguiente depende de ti no tener miedo a los cambios y solucionar aquello que te afecta tanto a ti como a las relaciones que estableces con los demás.

Algunas sugerencias para el cambio:

- Valorar qué pasa dentro de ti: Sabes que algo dentro de ti no está funcionando bien, analiza que está ocurriendo, qué te preocupa, qué te causa angustia y qué aspectos de tu comportamiento causan conflictos. Mira dentro de ti, reconoce equivocaciones y modifica aquellas actitudes que te hacen daño e impiden descubrir el amor, el placer y la paz interior.

- Resolver lo inconcluso:Aquellas situaciones no resueltas que llevas contigo desde hace mucho tiempo, es necesario que las superes, por ejemplo: el dolor emocional que no has podido superar a causa de la ruptura de una relación. La superación depende de ti, es intentar dar vuelta a la página paso a paso hasta cambiar la narrativa de tu historia personal. Es empezar a vivir en el aquí y ahora, con emociones positivas y sin temor al pasado o al futuro.

- Subir la autoestima: Cuando hay problemas personales y de pareja la autoestima sufre bajones. Por lo tanto es necesario ponerse manos a la obra para fortalecerla y elevarla. Es fundamental: cambiar el concepto que tienes de ti, valorarte, recuperar la confianza, reconocer tus cualidades y analizar los errores que has cometido y aprender de ellos para no repetirlos.

- Sanar las heridas emocionales: Saca el dolor de tu vida, empieza por incrementar el animo y reencontrarte con las emociones positivas, por ejemplo: date permiso para sentir: alegría, paz, placer y satisfacción personal. Sanar una dolencia emocional requiere ir paso a paso, tiempo y trabajo personal.

- Estilo de pensamientos: Modifica tu estilo de pensamiento en cuanto a ti mismo y cuanto a las relaciones. Es fundamental empezar a cultivar la motivación, las ideas positivas y el optimismo a través de los pensamientos. Los pensamientos negativos son basura que contaminan nuestro mundo interior. Empieza el día diciéndote a ti mismo palabras estimulantes y agradables.

- Estilos nuevos: Es necesariocambiar el estilo de relación que establecemos con la pareja, la familia y las amistades. También es fundamental volver a recuperar la confianza perdida en las personas. Es fundamental adquirir nuevas estrategias para comunicarnos, mejorar la capacidad para dar y recibir afectos, empezar a cuidar nuestro espacio personal y hacer valer nuestro derecho como seres humanos.


6. Los cambios en la relación:

Es el momento de buscar soluciones constructivas que ayuden mejorar la relación. La motivación que tenga la pareja es fundamental para resolver los problemas. Querer es poder, por consiguiente si ambos están dispuestos a cambiar es probable que la convivencia salga adelante. Pero si hay desacuerdos, desmotivación y no hay una intencionalidad clara para resolver la crisis, es probable que la relación se deteriore progresivamente.

A continuación alguna sugerencias para el cambio:

- Estilo de comunicación. La forma como dialogamos determina el avance del conflicto o la resolución del mismo. Existen contaminantes que afectan gravemente la comunicación. Son basurillas que hay que eliminar mediante el saneamiento de las habilidades para dialogar. Por ejemplo: Evitar los gritos, llegar a acuerdos, aprender que algunas veces que ceder, disminuir el orgullo, relajarnos con la respiración, aprender a escuchar y ponerse en el lugar de la otra persona.

- Expresión de afecto. La relación se nutre del afecto. Por consiguiente no lo podemos descuidar de ninguna manera. Es como buscar un tesoro perdido bajo una capa de indiferencia, olvido y represión que hay que desenterrar y recuperar con la ayuda de ambos. Por ejemplo: Dar y recibir abrazos, no olvidarnos de los besos diarios, expresar palabras cariñosas, mejorar el estado de ánimo, cultivar la autoestima y más formas de expresión de afecto.

- Vida sexual. La sexualidad es otro pilar de la pareja. El deterioro de la relación también afecta la vida sexual. Es conveniente resolver los conflictos de pareja para tener una actividad sexual saludable. Debemos evitar llevar las discusiones al terreno de la intimidad sexual, ya que la perjudica. Por ejemplo: Recuperar la chispa sexual, enriquecer la comunicación íntima a través del lenguaje corporal, los cinco sentidos y las palabras.

- Repartición de tareas. La relación de pareja es como una cooperativa, la cual necesita de la participación, el compartir y la solidaridad de ambos. Por ejemplo: Cooperar en las funciones del hogar, planificar la economía y tomar decisiones juntas.

- Motivación. Si no hay motivación suficiente la pareja cae en la rutina y la desesperanza. Es recomendable desempolvar las ilusiones, el deseo y la complicidad. Por ejemplo: Preparar actividades divertidas que sorprendan a la pareja y revivir los buenos momentos que han pasado juntos.


Artículo Extraído de: http://www.mailxmail.com/curso/vida/vivirenpareja


Tags: pareja, problemas, conflictos

Comentarios

Añadir un comentario